VIDEOS DE MITOS EN LA ALIMENTACION

Loading...

CUESTIONARIO MITOS DE LA NUTRICION

Da click en este hipervinculo y hallaras un cuestionario interactivo en Power Point

¿Comer bien ayuda a mejorar el sueño?


Lo qué comemos, cuánto comemos y cuándo lo comemos contribuye en la calidad de sueño que obtenemos. Tal como en muchas otras enfermedades o padecimientos, el insomnio está íntimamente ligado con la nutrición; desde el presentar agruras o reflujo cuando uno se va adormir, tener hambre o estar muy lleno, hasta los ronquidos.

Uno de los problemas más graves son los ronquidos o la apnea del sueño, la cual empeora con la obesidad, ya que una persona obesa tiene más tejido adiposo –más grasa- en el área de la garganta la cual puede bloquear el paso del aire. Lo que ocurre es que cuando la persona duerme, el tejido adiposo de su garganta vibra y produce los interminables ronquidos.
En general, para todos aquellos que sufren de insomnio, se recomienda consumir alimentos que contengan la sustancia llamada triptofano, el cual ayuda al cuerpo a producir melatonina, hormona que promueve el sueño. El triptofano lo podemos encontrar en la leche –por lo que el cuento de las abuelitas de tomarse un vaso de leche antes de dormir no es tanto mito- claras de huevo, atún, miel de abeja, pavo.

Por otro lado, muchos alimentos contienen otra sustancia llamada tiramina, la cual causa que se libere otra sustancia que estimula el cerebro y provoca que nos mantengamos despiertos. Los alimentos que la contienen y debemos evitar por las noches son: azúcar, jitomates, queso, carnes frías de cerdo. Y como siempre, hay que evitar la cafeína (café, refrescos, chocolates) y el alcohol que son estimulantes.

Si logran mejorar su alimentación seguramente ya no estarán cantando borreguitos por las noches.

¿Son buenos los alimentos enlatados?


El proceso de enlatado es simplemente un método para preservar los alimentos y por el modo en que los alimentos son enlatados, usando temperaturas específicas y una cocción exacta, ayuda a que muchos de los nutrimentos, incluidos vitaminas y minerales se preserven y no pierda muchas de las propiedades que contiene el alimento.

La mayoría de los alimentos enlatados son empacados de esta manera, inmediatamente después de la cosecha, momento en el cual los nutrimentos están más concentrados y es el alimento es de mejor calidad. El enlatado es una excelente manera de mantener las vitaminas ya que muchas de estas tienden a eliminarse o disminuir a la mitad a la semana de haber sido cosechados, pero sí se enlatan estas se mantienen.
Uno de los mitos más comunes es sobre las latas golpeadas que desarrolla un microorganismo que produce Botulimso, sin embargo hoy en día se usan materiales altamente higiénicos y aprobados para uso alimentario que difícilmente puede llegar a provocar esto.
Así que hay que quitarnos un poco el miedo del uso de los enlatados e incluirlos en la dieta por cuestiones prácticas, económicas y nutritivas, pero sin abusar de estos.

¿Existe relación entre lo que comemos y nuestro estado de animo?


Biológicamente la comida tiene un papel importante, ya que es algo normal el que durante el día tengamos la sensación de hambre/saciedad; suele ser normal para algunas personas tener hambre más seguido mientras que otros prefieren comer menos veces. Sin embrago, se ha comprobado que mientras más horas de ayuno se pasen o más se salte uno comidas, se puede llegar a tener un sentimiento de preocupación por la comida, desconcentración y pérdida de memora, depresión, alteraciones del humor, irritabilidad y ansiedad.

El llevar una dieta muy baja en grasa puede ocasionar cierta depresión. Las investigaciones han demostrado que personas que recortan drásticamente su consumo de grasas comienzan con síntomas de depresión

Por otro lado, para prevenir la montaña rusa del humor, es decir que un momento estemos de lo más felices y activos y al siguiente tristes y cansados, hay que procurar escoger alimentos que se digieran lentamente, es decir que tengan un índice glucémico más bajo –pan integral de centeno, avena, arroz basmati, etc-, ya que los de índice glucémico alto –azúcar, cereal corn flakes, bagel, baguette, arroz instantáneo, etc- los tendemos a absorber rápidamente y pueden hacer que nuestra glucosa se eleve de trancazo y eso nos haga sentir eufóricos de momento pero se agota rápidamente y al poco tiempo estamos cansados.
Debemos recordar que somos humanos y el que comamos no va siempre relacionado a apetito, ya que de cierto modo alimentamos el cuerpo pero también el alma, pero tampoco hay que abusar lo que al alma se le antoja y hay que reconocer cuando comemos por emociones y encontrar un balance entre lo nutritivo y los antojos y ser flexible en nuestras decisiones.

¿Comer más puede ayudar a bajar la pancita?



Pues aunque no lo crean, hay que comer más, esto se debe a que en muchas ocasiones por el “miedo” o error de evitar ciertos alimentos como panes, cereales, yogurt, frutas, etc, se termina comiendo más grasa y azúcar provenientes de los alimentos que si se consumen y por lo tanto esto lleva a tener una dieta desequilibrada que puede ocasionar más grasa en el abdomen.

Por otro lado, se ha visto que el consumo de alimentos con vitamina C puede ayudar a evitar el acumulo de grasa abdominal ayudando a la prevención de la inflamación; no hay que olvidar que no solo los jugos y naranjas tienen vitamina C, sino también muchas de las verduras como el jitomate, pimiento y brócoli.

Otro enorme error que puede causar que la dieta no funcione, es que esta sea muy baja en proteína o productos de origen animal (carne, pollo, quesos, huevo, lácteos) ya que la proteína ayuda a que nos sintamos satisfechos por más tiempo.
Hay que recordar que aunque se hayan probado miles de dietas, probablemente la solución no está en matarse de hambre sino en saber qué, cuando, cuanto y donde comer y obviamente combinado con una rutina de ejercicios, ya que la actividad física es clave en el tratamiento y prevención del exceso de grasa abdominal.

¿Comer sano puede resultar una obseción?


Hoy en día ya no solo se habla de anorexia y bulimia como parte de los trastornos alimentarios, sino que ha surgido un nuevo concepto conocido como “ortorexia” que se define como la adicción a la comida saludable y aunque hoy en día el comer saludablemente lo vemos muy normal, esto puede llegar a convertirse en una obsesión hasta causar problemas en la salud por desnutrición o deficiencias.
Una de las características principales de este trastorno es que la persona se obsesiona con la comida en el sentido de los ingredientes que contiene, evitando las grasas, azúcares, conservadores y aditivos así como productos animales. Esto obviamente lo lleva a tener una “dieta” sumamente estricta y a volverse muy quisquilloso con su alimentación, a tal grado que puede perjudicar su estado físico y mental.

Es una realidad que hoy en día todos tenemos cierto grado de preocupación por comer más sano, mucho de esto se debe al estilo de vida que llevamos, la influencia social y al elevado número de enfermedades y muertes relacionadas con el sobrepeso.

Sí nos quedamos en una simple preocupación  sobre comer más sano, se pueden lograr muchos beneficios y prevenir muchas enfermedades, pero cuando el hecho de comer se convierte en una preocupación por la calidad de los alimentos y no por el placer de comerlos, esto se vuelve un trastorno. Definitivamente es muy fácil pasar de un lado al otro y difícilmente darse cuenta por lo que hay que saber identificarlo a tiempo.

¿Es sano comer huevo?




El huevo ha sido tema de controversia durante muchos años, principalmente por el miedo que se ha creado a consumirlo, por su contenido de colesterol e incluso para mucha gente se ha vuelto un alimento prohibido.

Sin embargo, hoy en día y gracias a muchas más investigaciones, podemos saber que no solamente el huevo es un alimento sumamente nutritivo, sino que su contenido de colesterol no tiene un gran impacto en nuestros niveles de colesterol en sangre, por lo que se aconseja consumirlo e incluirlo en nuestra dieta.
La recomendación de consumir 3-4 huevos por semana se mantiene vigente, sobre todo para personas que ya tienen niveles altos de colesterol o herencia -por padres o hermanos- de tener niveles altos de colesterol; es decir que si se acostumbra comer 2 huevos juntos, que este consumo sea de máximo 2 veces por semana y bien el resto se pueden consumir claras. Los niños pueden consumir 1 huevo diario sin riesgo alguno y contribuyéndoles de excelente manera en su nutrición. Para personas que tienen niveles altos de colesterol resulta más efectivo disminuir su consumo de alimentos altos de grasa saturada como carne de res, queso fuertes, lácteos enteros, pasteles, galletas y postres, así como alimentos fritos, empanizados o capeados, en lugar de omitir por completo el huevo.

Como recomendación general, los huevos no deben consumirse crudos, por lo que hay que olvidar el famoso licuado con huevo.

¿La cerveza es nutritiva?


Esto es absolutamente incierto. La cerveza es un veneno que destruye tu cuerpo. Es cierto que tiene cierta cantidad de nutrientes, pero esto no la hace nutritiva.

La cerveza contiene algo de niacina y algo de proteína, pero muy poco. Para alcanzar las necesidades del niacina de un varón del adulto, tendría que beberse 6 paquetes de cerveza, y para cubrir las necesidades proteicas, 9 paquetes.

No hay ventajas alimenticias del alcohol que se bebe, solamente riesgos de salud adicionales.